Termos eléctricos, ¿ayudan al ahorro?
25 junio, 2014
Ya en marcha el nuevo modelo de factura de la luz
14 julio, 2014

Tanto si eres un particular como si tienes un negocio, habrás notado que ha llegado la hora de encender el aire acondicionado. Lo habrás notado, además de por el fresco de la estancia, porque tu factura ha subido.

 Aunque posiblemente no puedas prescindir de este elemento climatizador, sí puedes seguir algunos consejos para sacarle el máximo partido y ahorrar unos euros en la factura:

 La temperatura debe estar entorno a los 25º. Cada grado de menos supone un consumo extra que repercutirá a final de mes.

 Tampoco emplees el aire acondicionado si no es necesario. Los ventiladores se encargan de mover el aire y producen una sensación de unos 4 grados menos con un consumo mucho menor. Muchas veces será suficiente con un ventilador.

También podemos aprovechar otros elementos del hogar que pueden ayudarnos a evitar el calor: cortinas, toldos, persianas… Mantenerlos cerrados durante las horas centrales del día, las de más calor, nos será de gran ayuda.

Finalmente, debemos tener en cuenta la eficiencia energética a la hora de elegir la ubicación del apartado de aire acondicionado: debe estar alejado de zonas con aporte de calor o próximas a focos de radiación solar.

 Mantenimiento

El primero de los pasos a seguir para un correcto mantenimiento es asegurarnos de que el filtro está limpio. Para ello no es necesario contar con un especialista ya que el libro de instrucciones nos ayudará a localizarlo y desmontarlo. Para limpiarlo simplemente será necesario cepillarlo bajo el grifo. Aunque la limpieza más importante es la que se hace a principios de temporada,no está de más hacerlo todos los meses.

Asimismo, es importante mantener limpio el propio aparato de aire acondicionado así como las rejillas por donde sale el aire. El hecho de que se acumule suciedad o polvo puede ser un derroche de energía y una tortura para los alérgicos.

 Para los siguientes cuidados, más a fondo, será necesario contactar a un profesional:

  • Desinfectar el radiador para eliminar posibles ácaros y bacterias.
  • Limpiar la bandeja de condensados, donde quedan depositan residuos sólidos que conviene eliminar.
  • Eliminar posibles obstrucciones en el tubo de desagüe.
  • Comprobar las presiones de gas refrigerante y medición de salto térmico (la diferencia entre la temperatura del aire cuando entra y la que tiene cuando sale).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies